Incapacitación - Alberto Lajo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Incapacitación

Civil

¿Qué se entiende por incapaz?

Según el Código Civil “incapaz” es quien no tiene posibilidad de autogobierno, debido a una enfermedad o a una deficiencia.
¿Qué es incapacitar?

Incapacitar a una persona es privarla de la capacidad de obrar, y por la gravedad del asunto es necesario que medien causas que aparezcan recogidas en la ley.

Toda persona es “capaz”, mientras no haya una sentencia judicial firme que diga lo contrario.
Sin embargo, pueden iniciar el proceso legal de incapacitación de una persona el cónyuge o descendientes y, en su defecto, los ascendientes o hermanos y también el Ministerio Fiscal.

En el caso de menores de edad sólo pueden solicitarla quienes ejerzan la patria potestad o la tutela sobre ellos.

¿Cree que algún miembro de su familia puede padecer algún tipo de incapacitación que le impida tomar decisiones?

Usted pude verse en la situación de convivir con un familiar que vea que puede padecer algún tipo de patología que le impida autogobernarse. Pudiendo iniciar un proceso legal de incapacitación para asegurar los derechos de las personas incapacitadas, tanto en lo referente en la administración de sus bienes, como en la defensa de sus derechos, puesto que él mismo no puede velar por sí solo.

Hay tres pruebas fundamentales e imprescindibles en el proceso de incapacitación, que son:

a) La audiencia de los familiares más próximos del presunto incapaz: se establece como una garantía más del presunto incapaz y para un mayor conocimiento de su personalidad.

b) El examen del presunto incapaz por el Juez: obliga al interesado a personarse en el órgano judicial, lo que siempre se ha contemplado como un momento desagradable e incómodo; sin embargo, constituye la máxima garantía del presunto incapaz, puesto que en ese momento el interesado puede expresar sus propias opiniones ante el Juez, y el Juez puede constatar por sí las propias habilidades y capacidades del interesado para el mayor detalle de los límites de la capacidad de obrar que deben establecerse en la sentencia.

c) El Dictamen Pericial Médico o la Prueba Pericial Médica es una prueba esencial. Lo puede aportar la persona que promueve el proceso. Es la prueba esencial porque nunca se puede decidir sobre la incapacitación sin previo dictamen pericial médico.
Es aquí donde nosotros podemos ayudarle, nuestro equipo formado por médicos peritos y médicos especialistas expertos en valoración del daño corporal, emitirán un estudio de viabilidad, tras la realización de una exploración exhaustiva junto con la documentación médica aportada, y la realización de las pruebas psicológicas, valorando  los resultados con el fin de declarar si la persona presenta dicha incapacidad de autogobierno.

Tras demostrar que el paciente presenta una incapacitación, se realizará el Informe Médico Pericial que le permitirá ratificar la necesidad de establecer un tutor y su posterior defensa en el Juicio ratificando las pruebas que demuestran y declaran la incapacitación. Toda medida y precaución en necesaria puesto que se está poniendo en juego la capacidad de una persona.


 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal